Email marizquierdo@gmail.com - info@its-internacional.es | Tel. 620 297 355

NATURALEZA SALVAJE

Se denomina naturaleza salvaje (o naturaleza virgen o tierra virgen) a todo entorno de la Tierra que no ha sido significativamente modificado por la actividad del ser humano. El término hace referencia a las áreas naturales intactas del planeta, aquellas que no han sido todavía ni contaminadas ni invadidas por elementos característicos de la actividad industrial y tecnológica humana (carreteras, oleoductos, etc.)

A diferencia de las zonas agrícolas o urbanas, en los entornos salvajes no existe un control planificado por parte de la humanidad y, por tanto, se dan procesos naturales de forma espontánea tales como el fuego, la especiación o la migración animal.

Esta es una de las razones por las que la naturaleza salvaje despierta un gran interés científico. Se la considera importante para la supervivencia de muchas especies y la biodiversidad en su sentido más amplio y ha sido valorada por motivos espirituales, estéticos, legales y morales a lo largo de la historia.

Percepción a lo largo de la historia.

La percepción de la naturaleza salvaje ha variado de unas épocas a otras y de unas sociedades a otras.2​ Se desconoce cuáles fueron exactamente las ideas que las sociedades humanas del Paleolítico tenían sobre la naturaleza, pero algunos estudios paleo antropológicos sugieren que la humanidad no tenía la idea de un mundo natural distinto de los entornos naturales en los que habitaba.2​ La caza y la recolección eran las bases económicas de su subsistencia.

Este modo de vida ha sido estudiado por arqueólogos y antropólogos durante décadas y su caracterización ha oscilado entre dos paradigmas opuestos: como una condición de vida casi paradisíaca y como una condición de vida de penurias, inseguridad, miedo y hambre.

Algunos autores concluyen que se puede afirmar con seguridad que los cazadores-recolectores de la Edad de Piedra vivían en la naturaleza salvaje bajo una amenaza continua, pero al mismo tiempo la naturaleza salvaje era la fuente primaria de su sustento.

Con la aparición de la agricultura y las nuevas formas de vida en el Neolítico, los asentamientos humanos se hicieron estables y la transformación del entorno natural fue muy notable.

​ A medida que la agricultura se extendía e intensificaba, los asentamientos humanos quedaban rodeados en mayor proporción por campos de cultivo, de manera que la diferencia entre estos campos y las tierras salvajes era más evidente y ostensible.

​ En el Creciente Fértil surgieron distintas civilizaciones en las que se desarrollan culturas urbanas muy desarrolladas para las que las criaturas salvajes y las tribus hostiles representaban una amenaza para sus campos y ganados.

 Paralelamente, el crecimiento de la población humana y el consiguiente aumento de la caza hacían disminuir la abundancia de especies cinegéticas.

En estas circunstancias, surgió la necesidad de administrar el uso de los espacios silvestres cercanos a grandes asentamientos para proteger los recursos de vida silvestre.

​ En ciertos casos, la protección dada a algunas áreas salvajes como reservas para animales de caza ha permitido que hayan perdurado hasta la actualidad espacios de un alto valor natural como Doñana o The New Forest en Europa y especies como el rinoceronte blanco en África.

​https://es.wikipedia.org/wiki/Naturaleza_salvaje


D. ANGEL ALARCON MARTI

PRESIDENTE / PROFESOR Fundador de la Escuela Internacional de Supervivencia E.O.I.T.

Deja un comentario


© 2018 Escuela Internacional de Técnicas de Supervivencia

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies